Breve radiografía de un aprendiz de tirano

Los mentirosos patológicos falsean la realidad como vía de escape, para obtener atención e incluso admiración”. Mitocracia parte I

  • Opinión por Josh Saintway

La mitomanía se podría definir como la tendencia patológica a mentir, es también conocida como pseudología fantástica o trastornos mentirosos compulsivos, es decir que se trata de la invención consciente y demostrable de acontecimientos difícilmente comprobables y de falsedades desproporcionadas por cuya fabulación, el protagonista no obtiene una ganancia aparente o se debe a un impulso a mentir para construir una falsa identidad[1].

Los mentirosos patológicos falsean la realidad como vía de escape, para obtener atención e incluso admiración y entran en un círculo vicioso que les acaba dejando solos en el laberinto de sus mentiras, igualmente hay que distinguirlo de quien se gana la vida con el engaño y se dedica a ello profesionalmente, lo que se conoce como un simulador, el cual es totalmente consciente de la mentira de sus palabras y de las consecuencias que estas provocan y a pesar de ello engañan; todo ello sin estar motivado por la notoriedad o la admiración que pueda despertar en otros, unido a una personalidad con muy baja autoestima, lo cual hace buscando el lucro personal o el conseguir una determinada meta[2].

Herodes Agripa I, reinó en Judea del 41 al 44 d.C., fue el hijo y sucesor de Aristóbolo y nieto de Herodes el grande, después de la ejecución de su padre en el 7 a.C., se crió en Roma, en intima asociación con la familia imperial, en el 23 d.C. estaba tan endeudado –motivo de sus excesos– que tuvo que abandonar Roma; por un tiempo recibió casa y comida en Tiberias por parte de su tío Antipas –el zorro– por intermediación de su hermana Herodías, con la que Antipas se había casado poco antes.

Se peleó con Antipas en el 36 d.C. y regresó a Roma, allí ofendió al emperador Tiberio y fue encarcelado, pero al morir Tiberio al año siguiente fue liberado por el nuevo emperador Cayo –Calígula– de quien recibió el título de rey, con territorios al noreste de Palestina como reino.

Cuando Antipas fue desterrado en el 39 d.C. Galilea y Perea fueron agregadas al reino de Agripa, cuando Claudio llegó a ser emperador en el año 41 d.C. aumentó todavía más el reino de Agripa al darle Judea y Samaria, de modo que Agripa gobernaba en un reino aproximadamente igual en extensión al que había tenido su abuelo. Se granjeó la buena voluntad de sus súbditos judíos, quienes veían en él a un descendiente de los asmoneos –a través de su abuela Mariamne– y en consecuencia lo aprobaron.

Fue padre de un hijo, Agripa y dos hijas: Berenice (nacida el 28 d.C.) mencionada en Hechos 25,13 ss. y Drusila (nacida en 38 d.C.) que vino a ser la tercera esposa del procurador Félix (cfr. Hchs. 24,24); su ataque contra los apóstoles (Hchs. 12,25) quizá tuvo mejor acogida popular de lo que hubiera ocurrido en épocas anteriores, como consecuencia de la reciente fraternización de estos con los gentiles (Hchs. 10,1-11.18); su muerte repentina a la edad de 54 años (44 d.C.), es registrada por la Comunidad Lucana (Hchs. 12,20 ss.) y el historiador Flavio Josefo relata también esta muerte y casi en los mismos términos que se narra en el pasaje (Ant. 19.343 ss.)[3], de modo tal que los dos relatos se complementan y se clarifican mutuamente.

Tiro y Sidón eran ciudades que estaban situadas en la costa mediterránea, sus ciudadanos tenían que alimentarse del trigo producido en Galilea, territorio gobernado por Agripa I[4] y eran las ciudades principales de Fenicia –hoy Líbano– dependían de los graneros de Galilea para su alimento, los habitantes de estas ciudades habían causado disgusto al tirano, debido a eso quizás recurrieron a sobornar a Blasto, su camarero, para buscar una reconciliación[5].

El día señalado, se trataba de una festividad que él megalómano estaba celebrando en honor a Claudio Cesar, en esa actitud lamesuelas, se presentó ataviado con un ropaje plateado de un brillo deslumbrante –probablemente un traje de plata– que este mitómano usó ese día, cuando el pueblo lo aclamó como dios –una declarada blasfemia[6]– ¡él no se negó!, ¡le encantó!, después de esa actitud ególatra, narcisista, arrogante, petulante y prepotente, ¡fue atacado por dolores violentos y murió comido por gusanos!, ¡completamente podrido desde dentro!, una muerte indigna y miserable, como resultado de haber aceptado que lo aclamaran como dios, ¿o habrá sido una retribución divina por haber atacado al Pueblo de Dios de forma abusiva e impune?

Este breve recorrido nos hace ver que todas las maniobras sustentadas en la mentira y hacer creer al pueblo cosas que no son ciertas, han sido y son parte fundamental de quienes intentan envolvernos en el ardid de sus palabras y uso inicuo de los medios propagandísticos que se tienen a la total y absoluta disposición, lo que nos hace recordar las desafiantes palabras de Avram Noam Chomsky: la población en general no sabe lo que está ocurriendo y ni siquiera sabe que no lo sabe.

Actualmente en nuestro país y el mundo existe una utilización desmesurada de los medios de comunicación, ¡las redes propagan el uso de la posverdad y el odio en su máxima expresión!, esto de forma tendenciosa se enfoca en endiosar la figura de un gobernante y sus partidarios, con el fin de hacer todo lo posible por desacreditar a quienes se consideran ampliamente contrarios, en palabras de El-Hajj Malik El-Shabazz (Malcom X): si no estas prevenido ante los medios de comunicación, te harán amar al opresor y odiar al oprimido.

La organización socio-político-económica diseñada bajo la perspectiva del derecho romano, que a su vez tiene la enorme influencia de la filosofía griega, donde en su momento se hace ver la supremacía de quienes están en el poder, en este caso el rey o emperador es quien está más cerca de las deidades de quien en algún momento se autoproclama como hijo o instrumento de dios, ¡pero mucho ojo con esto!, hay que identificar cuales dioses pueden ser: ¿Mamón?, ¿Marte?, ¿Zeus?, ¿Hefesto?, lo cual nos hace recordar lo dicho por Mohandas Karamchand Gandhi: Satán obtiene el éxito mayor allí donde se presenta con el nombre de Dios en los labios.

Desde Agripa I a nuestra actualidad inmediata, han habido luchas intestinas de grupos cenutrios de derecha y ultraderecha, un paralelo interesante es que en los pueblos árabes de la antigüedad subyugados por el imperio de turno buscaban recoger las migajas de la mesa de los que se creen amos del mundo, ahora el representante mitómano y misógino del gobierno cuarenta y seis sigue casi los mismos pasos que nos revela esta Palabra hoy, ¡no vemos por ningún lado nuevas ideas!, solo un populismo caprichoso y novelesco que se ha manipulado y hecho creer –él, sus arlequines y cachiporristas gamberros– que estamos en mejores condiciones que cualquier otro país que ha sabido manejar muchísimo mejor todas las crisis sanitarias, económicas, políticas, sociales y planetarias, incluso, ¡se ha jugado con el hambre en detrimento del proselitismo político partidario!, solo por el abyecto deseo de llegar a tener el poder absoluto.

Cuando el pueblo posee el verdadero poder –democracia– de forma educada y con visión de futuro, donde se garantizan todos los Derechos Humanos básicos para todos y todo, los políticos son vistos como iguales y la definición de empleado público no es un cargo sobre la base del nepotispo, plutocracia, meritocracia u otras perspectivas viciadas para optar a un cargo en el gobierno para beneficiarse de ello de forma mezquina, propiciando y ejerciendo violencia estructural.

Cabe recordar las brillantes palabras de José Alberto Mujica Cordano: hay gente que adora la plata, se mete en la política, si adora tanto la plata que se meta en el comercio, en la industria, qué haga lo que quiera, no es pecado, pero la política es para servirle a la gente… ¡Sabiduría que toca madera para todos los Agripas de nuestro tiempo cercanos y lejanos!

Cuando se dice popularmente: es hora de elegir para que entren otros a robar al gobierno, es una forma patosa de caer y propiciar la perpetuación de un sistema injusto y excluyente, ¡una cínicocracia!, es no tener dignidad y caer en la desfachatez de un conformismo malsano que en un futuro inmediato vamos a lamentar, esa es una de las causas que nuestro país no avanza, ya que la falta de educación política nos ha carcomido de tal forma como la fábula de la rana que se cocina a fuego lento en una olla.

En cuanto a la seguridad pública, se ha intentado montar todo un show mediático –al estilo de Agripa I– con el fin de convencer de que todo está bien mientras el mitómano y su sistema giran en torno a su figura déspota y camaleónica al estilo del príncipe de Nicolás Maquiavelo, ejerciendo odio y violencia echándonos al pleito entre nosotros como pueblo, ¿será que tenemos que despertar de ese sueño con tintes de falsa luna de miel y/o pesadilla?, ¿vamos a seguir permitiendo como pueblo que se burlen de nosotros como lo han hecho hasta ahora?… en esto es mucho mejor garantizar entre nosotros la seguridad ciudadana.

Es necesario observar que nuestra salud mental y emocional, no es considerada como un tema de salud pública, en las cadenas televisivas se han vuelto excusas inmaduras para propagar el odio, la división e intimidación para personas y medios de comunicación independientes que lo que pretenden es la búsqueda de la verdad para que todo funcione mejor, ¡urge que de manera sencilla y humilde tengamos ese nivel de conciencia!, de tal forma que consideremos como pueblo autocuidarnos, ya que estamos en la orfandad gubernamental en este aspecto, ¡así como muchos otros!

A pesar de todo, la palabra de Dios siguió –y debe seguir– extendiéndose y difundiéndose, ¡El bendito mensaje de la buena noticia continuó –y continuará– su camino!, no desde el poder corrupto e institucionalizado de la mitocracia, sino desde la organización bien intencionada desde la justicia, la solidaridad, la fe, la esperanza, el amor, la sencillez, la humildad y todos aquellos valores y principios eternos del reinado de Dios que son el santo ideario de todas aquellas personas de buena voluntad que creemos que hay que cambiar de raíz todo el sistema, ¡como dijo Oscar Arnulfo Romero Galdámez!


[1] Mentiroso compulsivo, radiografía de la mitomanía (infosalus.com)

[2] Diagnóstico de la mitomanía (webconsultas.com)

[3] La Biblia Latinomericana: nota exegética. Editorial Verbo Divino. Madrid. 1989. Página 274.

[4] La Biblia de Estudio Dios Habla Hoy: nota exegética. Sociedades Bíblicas Unidas. Brasil. 2000. Página 1199.

[5] La Biblia de las Américas de estudio: nota exegética. Fundation publication. EEUU. 2000. Página 1521.

[6] Ídem.

2 thoughts on “Breve radiografía de un aprendiz de tirano

  • abril 10, 2021 at 9:06 pm
    Permalink

    Gracias Josh por tan acertado analisis de nuestra realidad actual. Me ha gustado tu estilo directo, y tu narrativa tan facil de entender y tan Florida y versada a la vez.
    Un saludo fraterno

    Reply
    • abril 22, 2021 at 4:37 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario Alfredo, Me alegra que este breve ensayo haya servido para poder reflexionar, estamos en tiempos oscuros donde hay tantas voces y muchas de ellas acorde al sistema de muerte que nos intenta envolver y hacer callar, sigamos en contacto, ¡un abrazo!

      Josh Saintway

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *