Repasando sobre el COVID-19

Respuestas a preguntas frecuentes.

  • Por Dr. Aldo Hernández Aguilar

A pesar de la vasta cantidad de información proporcionada por diferentes medios de comunicación, tanto oficiales como no oficiales, sobre la actual pandemia, todavía podemos encontrar niveles de desconocimiento sobre la misma. 

¿Cómo se explica esa situación? 

Esa contradicción aparente, se explica fácilmente, al verificar los eslabones de la cadena por donde fluyen los datos e interpretaciones, desde donde se produce el conocimiento, es decir, la fuente confiable y fundamentada, pasando por quienes acceden, los que la explican, los medios que la difunden y finalmente, los que se toman el encargo de aclararla popularmente. Así, por ejemplo, los resultados de las investigaciones científicas son publicados en sitios a los cuales se accede a través de previa capacitación académica de su uso e interpretación, generalmente son personal de salud con pericia en investigación, luego, son trasladados por medios internacionales prestigiosos, ellos a los medios locales y finalmente a las redes sociales, los cuales se encargan de viralizarla. 

Esto sin contar, que las investigaciones tienden a presentar resultados contrapuestos, debido a diferentes variantes, la forma como se hace la investigación, el número de las personas investigadas, los países involucrados, las condiciones de los investigados, etc. 

Todo lo anterior, sin tomar en cuenta: aquella información cuya fuente original no obedece a estudios científicos sino a ocurrencias de alguien o basados en la experiencia médica no revisada por instituciones científicas dedicadas a ello. 

A todo ello agregarle que el SARS-CoV-2, virus de la COVID-19 es nuevo en la interacción con humanos, y por lo tanto, aunque las investigaciones nos han descrito mucho de él, no obstante siguen descubriendo comportamientos en el proceso de enfermedad que son inéditos. Hay sorpresas aún. 

Por lo tanto, se vuelve una necesidad aclarar las dudas de muchas personas aún. Esto debe hacerse en base a los últimos resultados confiables y la lógica médica. Así, evitar que se caiga presa de la información engañosa, imprecisa y hasta disparatada. 

He realizado una modesta recopilación de interrogantes, escogiendo las más frecuentes, además las he organizado de acuerdo al aspecto cuestionado sobre la COVID-19. 

Sobre el agente y la enfermedad:

1- ¿Es cierto que todos somos casos sospechosos de tener la COVID-19? 

R/ Definitivamente, no. Únicamente un médico, cuando haya evaluado los síntomas puede afirmar si hay sospecha de la enfermedad. Sin embargo, lo que si es cierto es: mientras no nos realicen la prueba Rt-PCR, la cual detecta el material genético del virus, todos somos sospechosos de portar el virus. El virus, no su enfermedad.

2- ¿Todos los que presentan fiebre son casos sospechosos? 

R/ No. Aunque la fiebre es un síntoma principal, de la enfermedad del nuevo coronavirus, no obstante, deben encontrarse junto con ella otras manifestaciones. Si presentas fiebre, representa que hay una infección en curso, no necesariamente la COVID-19, por lo que, debes consultar inmediatamente.

3- ¿Se transmite por medio del aire este nuevo coronavirus? 

R/ Depende ciertas condiciones y con las siguientes precisiones: El virus no flota en aire seco ni al aire libre y en conclusión no se trasmite estrictamente por aire. El virus ocupa como vehículo las minúsculas gotas (Gotículas, flush, microgotas, aerosol, etc) al hablar, gritar reir, toser, estornudar, suspirar, jadear, etc. Si estas gotitas se emiten en un cuarto cerrado sin flujo de aire, pueden quedar suspendidas, y por lo tanto, estar disponibles para ser inhaladas. No así en el aire libre. El reciente aviso de la OMS hablaba de las anteriores condiciones para su contagio.

4- ¿La enfermedad de la COVID-19 es una gripe, una neumonía, una enfermedad  inflamatoria o de la coagulación?

R/ Sí, depende de la gravedad de como se presente. Existen de múltiples factores, los cuales aún no se han confirmado contundentemente la combinación de cuales o la presencia de uno para determinar, lo que define el tipo de gravedad de la enfermedad. Hay estudios que dicen que están asociados la edad, las enfermedades crónicas previas, el tipo sanguíneo, la carga viral, el tipo de virus, entre otros. Al momento, no hay nada totalmente dilucidado. Solamente es claro que se puede manifestar de todas las formas que se pregunta.

5- ¿Hay inmunidad luego de sufrir la enfermedad? 

R/ Hay estudios que afirman que sí la hay, y hay otros que no terminan de comprobarlo. Aquellos estudios que demuestran inmunidad después de sufrir la enfermedad, todavía no terminan de concluir cuanto duran los anticuerpos contra el virus. Aún es muy temprano para hablar del tiempo de la inmunidad. Hasta hoy no hay un acuerdo contundente.

6- ¿El tipo de sangre de una persona determina la gravedad de la COVID-19? 

R/ Hay algunos estudios que así lo sugieren, sin embargo, hay otros estudios que lo contradicen. Por lo tanto, no hay un acuerdo general, aún.  Hay más preguntas, pero continuaremos en la siguiente entrega. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *