Las deportaciones durante la pandemia

  • Por Alfredo Carías

A pesar de la pandemia del Covid 19, continúan las deportaciones de compatriotas salvadoreños desde Estados Unidos y México, sin controles sanitarios y en condiciones inhumanas, situación considerada muy preocupante por organizaciones de derechos humanos salvadoreñas.

Estas deportaciones persisten sin conocerse las cifras exactas y sin garantizar los protocolos sanitarios respectivos, lo que es inhumano y peligroso, circunstancia que ha sido calificada así, por ONG`S en Estados Unidos, pues representa un riesgo para El Salvador, denunció Ovidio Mauricio González coordinador de la Asociación de Derechos Humanos Tutela Legal “Dra. María Julia Hernández”.

“Desde la organización humanitaria, Médicos Sin Fronteras se ha evidenciado que comunidades afectadas por violencia y la población deportada en centros de cuarentena reciben un mayor impacto por la pandemia de COVID-19 con relación al acceso a servicios médicos y condiciones de prevención del contagio”, manifestó González.

De acuerdo con diferentes instituciones de derechos humanos y publicaciones en diferentes medios, el gobierno de Estados Unidos no está cumpliendo los protocolos de pruebas del covid-19, con las personas deportadas. Estas continuas deportaciones, en momentos en que los viajes o vuelos están restringidos por seguridad sanitaria, constituyen verdaderas violaciones de derechos humanos, no solo por la falta de atención en salud al deportado, sino por los efectos de la pandemia durante el viaje, la recepción y el establecimiento de este en su propio país.

Por lo tanto, demandaron al gobierno salvadoreño que solicite a sus pares de Estados Unidos y México suspender las deportaciones sin garantías de salud y de brindar información sobre contagios de la pandemia covid 19, principalmente porque el país está en una fase de mayor riesgo de propagación de la enfermedad expreso Alejandro Díaz abogado de la organización de derechos humanos.

“El gobierno salvadoreño debe coordinar con los otros estados, para facilitar la repatriación de los compatriotas varados en otros países, promoviendo condiciones propicias para el retorno con seguridad, dignidad y la asistencia integral en dichos retornos”, concluyó el abogado.

A pesar de la pandemia, las caravanas de migrantes continúan yéndose de sus países, el pasado el 30 de junio de Honduras salió una caravana, con habitantes de diferentes países hacia Estados Unidos, lo que demuestra la nula presencia del Estado o los gobiernos, como El Salvador, que lejos de buscar una salida viable a esta problemática, negocia con Estados Unidos, el ser calificado como un Tercer País Seguro, que formaría parte de las políticas anti migratorias de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *