La población mundial pasa momentos de estrés

Tenemos la capacidad de transformar lo malo.

  • Escrito por Katia Maldonado / Fotografía por Francisco Moreno

No te ha pasado que a veces  te sientes harto de estar preocupado por el mismo tema, o por varios a la vez y quieres actuar de una forma que te permita salir de ese círculo de angustia, a veces ya no importando lo que resulte.

Las preocupaciones nacen en nuestra mente a diario. Creo que cierta dosis de  preocupación es normal y nos ayuda a ser responsables, superar circunstancias y tomar desiciones. Sin embargo, cuando la preocupación se vuelve obsesiva e incontrolable sobre algo para lo que no encontramos una solución, puede ser fatal, ya que nos arrastra a actuar de manera impulsiva, negativa, que nos puede afectar el resto de la vida.

La población mundial en general, está pasando momentos de estrés y preocupación, que afectan el bienestar físico, emocional y espiritual. Por ello, es esencial que nos demos cuenta a nivel individual que la preocupación solo termina cuando tú le pones fin en tu mente y actúas diferente.

Este es el momento justo que te propongas no vivir más en la penumbra que encierra el miedo y la preocupación, es el momento de enfrentar cada problema de frente, sabiendo que tienes la capacidad de transformar lo malo para bien, lo negativo en positivo, la soledad en compañía, la escacez en abundancia, el odio por el amor.

Sólo tú puedes permitirte no vivir preocupado:

  • Mantén una actitud optimista.
  • Saca tu lado fuerte para enfrentar los retos.
  • No sigas rumiando el tema que te preocupa sino ocúpate por resolverlo de la mejor manera.
  • No te obseciones con el problema, habla de ello con quien tengas confianza y busca consejo.
  • Ayuda a otros, que están pasando por un problema , ayúdales a mantener la calma, tener un pensamiento positivo y buscar solución.
  • Ocúpate en actividades que te generen placer, eso ayudará a oxigenar tu cuerpo y mente.
  • Persiste y no te dejes vencer por la crisis o problemas.

¡Sonríe y liberate del estrés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *