Siempre tenga un botiquín de primeros auxilios

¿Cuándo y cómo tratar la diarrea en medio de una situación de confinamiento?

  • Por Dr. Aldo Hernández Aguilar

Se le llama diarrea: al aumento en el número de veces en que se defeca sobre el patrón normal de cada persona y/o también al cambio de consistencia de las heces, de sólido a semi-sólido o a líquido.

En esta situación de confinamiento por la COVID-19 siempre es prudente valorar la opción de salir a consultar por ella; aún más, si esa salida es a un centro de salud pública, debido a que es un lugar con alto riesgo de contagio; no obstante, si se presentan señales de alarma, se valora sobre el mayor riesgo, y debe acercarse al centro de salud más cercano.

Por lo tanto, haremos una contraposición de lo que no se debe hacer y lo que se recomienda. Así, superaremos algunos mitos y prácticas acostumbradas en nuestro país.
1- No use antidiarreicos. Independientemente de la causa, en la mayoría de los casos, la diarrea es un mecanismo de defensa para eliminar los agentes patógenos. Y aunque parezca extraño, no se debe detener los episodios de diarrea, en otras palabras, no haga caso a los anuncios comerciales que le invitan a “cortar” la diarrea.
2- No use antibióticos. La mayoría de las diarreas o son ocasionadas por virus, los que no responden a los antibacterianos (Como: Amoxicilina, Trimetropim, Aminosidina, etc) o están relacionadas con el Síndrome del Intestino Irritable (Conocida popularmente como: “Colitis”).
Tampoco, asuma que por presentar elevación de la temperatura, es obligatorio automedicarse antibiótico, dado que las diarreas virales, también generan fiebre.
3- No consuma bebidas gaseosas de cola. Aún hoy, existen personas que recurren a ellas, cuando la diarrea se presenta sensación de llenura estomacal, para “entonar” el estómago. Es una medida, no solo errónea, sino hasta dañina. Puede agravar la diarrea y hasta provocar más gases de los que ya se sufre.
4- No se realice examen general de heces. Tal como ya se ha dicho, la mayoría de diarreas no son producidas ni por bacterias ni por parásitos, por lo cual, si no ha sido indicado por un médico, es innecesario. El examen general de heces solo revela, principalmente si hay sangre oculta en heces, parásitos como amebas o ascaris como, frecuentemente se conoce: “lombrices”.
5- No use bebidas hidratantes saborizadas. (Gatorades, Tigerade, etc.) Esas se destinan a quienes de deshidrantan por el sudor excesivo de una actividad física intensa.
6- No deje de comer. Aunque no tenga apetito, continúe obligándose con una alimentación liviana. Eso es porque, al dejar de ingerir alimentos, agrega a la pérdida de líquidos una pérdida de nutrientes y se complicaría con otros síntomas como debilidad y dolor de cabeza.

Entonces, ¿Qué debemos hacer?
1- Siempre tenga en su botiquín de primeros auxilios, por lo menos, diez sobres de suero de hidratación oral. Lo más importante en una diarrea, independientemente su etiología (causa) se debe controlar la deshidratación, es decir la pérdida de agua y electrolitos. Así, por cada deposición, se debe ingerir aproximadamente, en adultos, 250ml (8-9 onzas) y en niños: 100ml (4-5 onzas) de suero, y luego cada cuatro horas. El sobre se disuelve en un litro de agua, previamente hervida y refrescada, del cual se obtendrán para cuatro ocasiones en el adulto y para ocho o nueve en el infante. Sino posee suero en sobres, elabore suero casero: un litro de agua previamente hervida y refrescada, cuatro cucharadas soperas de azúcar y una cucharadita de sal.
2- Ingerir abundantes líquidos, refrescos y sopas naturales, por lo menos, cada hora.
3- Ingiera alimentos livianos (no fritos, grasosos, carnes rojas ni con aditivos artificiales) y semisólidos en porciones medianas. Por ejemplo: frijoles molidos sin aceite, queso fresco, requesón, tortilla, arroz sin aceite, frutas simples o ácidas, verduras, pollo sin pellejo semitriturado asado o sancochado, pescado asado o en sopa.
4- Revisar si la diarrea tiene sangre o mucosidades, restos grandes de alimentos, y reportarse, si fuese necesario, en una consulta médica.
5- Si hay malestar general, dolor de cabeza o proceso febril menor de 38.5 grados (“Calenturita”), puede medicarse con Acetoaminofén 500mg una cada 6 horas.
6- Si la diarrea se acompaña de dolor abdominal intenso, proceso febril mayor de 38.5 grados (“prendido en calentura”), vómitos frecuentes, sangre en las heces y/ o incontables episodios líquidos, dura dos días o más, debe consultarse inmediatamente.
Son seis recomendaciones que serán útiles aplicar para evitar salir de casa. Recuerde mantenerse en reposo total, tanto físico como emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *