“No entiendo hasta el momento mi detención”

Jonás ya tiene más de 45 días en este centro de contención ubicado en la casa de retiro Nuestra Señora de Monte Carmelo. Hoy inició junto a otras 21 personas una huelga de hambre que duró pocas horas, antes de ser trasladado a otro centro de contención en Morazán.

  • Por Dalila Arriaza

Estuve en la casa de retiro Nuestra Señora de Monte Carmelo. Este centro de contención queda sobre la Carretera de Oro en Soyapango. Yo vivo en la Colonia San José #2 de Soyapango. Me trajeron al centro de contención el día martes 7 de abril a las 12:30 del mediodía. Hasta el miércoles 20 de mayo cumplo ya 45 días en este lugar”.

IN TEMPO: ¿Porqué se lo llevaron al centro de contención?

Jonás H. (Nombre ficticio): Me agarraron sólo por salir a comprar comida rápida y pagar un recibo de Tigo. Los policías me secuestraron. Andaba comprando una pizza y pollo para el almuerzo y yo solo porque era el encargado de realizar las compras en mi hogar. Yo tengo 33, soy comerciante independiente de billetes de lotería, y mis ingresos semanales son de $105 a la semana. Yo sostengo a mi hogar. Estoy casado, tengo 2 hijos, mi esposa con lo que tenía en efectivo de mi venta logró pasar unos días y pagar el estudio de los niños y los recibos después solo fiado en la tienda hasta ahora.

“Esto nos dan como jabón de baño, uno para la semana, ya para lavar la ropa sólo agua”.

El día del helicóptero todo empezó por la tarde, fue cuando sacaron a un supuesto positivo de covid-19 sin ningún protocolo sanitario, después le pedimos explicaciones al enfermero o doctor encargado y no nos contestó con certeza las preguntas; luego del cuestionamiento solo salieron del centro de contención y a la hora de eso ya sobrevolaba un helicóptero sobre nosotros. Al rato nos invadió el cuerpo policial de la UMO, violentamente nos sacaron de los cuartos en medio de la lluvia para contar cuantos éramos por una supuesta denuncia de fuga que el enfermero había hecho y era falsa. Al final estábamos cabal todos los que estamos hasta el momento.

IT: ¿Qué tipo de atención recibió en el Monte Carmelo?

Jonás H. La atención es muy mala, no es como dicen los medios, ni jabón personal para baño tenemos, una botella de agua nos dan al día y si queremos una pastilla para el dolor de cabeza nos dicen que no hay, y nos dan un suero. Ni detergente para lavar la ropa tenemos, la comida no es la adecuada, a veces nos sale arruinada.

IT: ¿Cómo le hace sentir esta situación de confinamiento?

Jonás H. : Estoy muy mal, porque siendo una persona honrada me están violando mis derechos humanos, no entiendo hasta el momento mi detención. Imagínese que aquí hay tres grupos divididos por sector de habitaciones, y en ningún momento hasta la fecha hemos protestado, solo unos cuantos han pedido explicaciones del porqué no nos dan a conocer las respuestas realizadas del virus.

“Lo de las pruebas, sinceramente le digo, aquí nos tienen en incertidumbre porque en ningún momento nos enseñan: este es tu nombre Jonás H., y mirá, aquí están tus resultados, o sea, en ningún momento se nos da nada de información, sólo viene el doctor, y no nos dice nada, sólo guardan silencio ellos, y de repente ya en la tarde, a los 5 días de que nos hicieron la prueba, viene la ambulancia, así como el video. O sea, nos quieren tener de juguete aquí, y de experimento, no sé; y con el documento que firmé, yo le dí a mi esposa la cartera con mis documentos, y mi teléfono celular, por la incertidumbre que vivimos en este país, entonces no pude tomar foto del documento. Ya me hicieron 4 pruebas del covid-19 y en las 4 salí negativo, sólo eso me dicen”.

“No hay televisión, ni internet, como dice el gobierno”.

“Pues aquí vino un operativo, de la nada y nosotros no tenemos ningún berrinche, ningún escándalo, vinieron con abuso de autoridad aquí, a querernos amedrentar, y le voy a mandar un audio que tengo, que propiamente escuché las palabras que él dice, no está completo, pero sí tengo esa prueba, también cuando andaba un helicóptero aquí, sobrevolando el centro, donde estamos, y no tenemos ni armas, ni nada que ver, y viene la UMO a sacarnos del cuarto, a mediación de la lluvia, incluso hubo un compañero que se enfermó. Hasta la vez sí, siento que estoy secuestrado por el gobierno, no hay otra palabra, porque firmamos del 7 de abril hasta el 6 de mayo que era lo que eran los 30 días. Y desde esa fecha nos han tenido con pruebas y pruebas, y pruebas; ya son 4 pruebas y seguimos aquí”.

IT: ¿No conocen los resultados?

Jonás H.: Nadie nos da información de las pruebas que nos hacen, solo vienen a sacar los positivos y no dan explicaciones, solo dicen que les van hacer otra prueba y los supuestos positivos ya están en sus casas y nosotros que somos negativos seguimos retenidos. No sabemos cual es el propósito de nuestro secuestro. Es más, nos han dicho que a los que hemos denunciado nos trasladarán hoy por la noche ( jueves 21 de mayo) a otro centro de contención.

IT: Si tuviese la oportunidad de expresarse, ¿a quién se quisiera dirigir?

Jonás H.: Hablaría con el presidente para ver cual es el negocio de capturar a personas inocentes y trabajadoras como yo, al saber que no tienen ninguna enfermedad y que me pagará todos los daños sicológicos y económicos que me ha causado, con mi injusta detención. Sólo eso le diría al señor presidente, que me pague en efectivo todos mis daños, porque mi familia está sin comer.

Momentos previos a la publicación de esta entrevista, Jonás H. fue trasladado junto a otros de sus compañeros que estuvieron ya más de 40 días en el Monte Carmelo, a Morazán, a un sitio del cual no les han dado ninguna información. Y otras personas fueron distribuidas a diferentes sitios, el mismo día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *