La mejor médica

Salud familiar.

  • Por Dr. Aldo Hernández Aguilar / Fotografía por Guille Álvarez

En honor y agradecimiento primariamente a mi madre, abuelas y suegra, así como a las madres, abuelas y suegras de los lectores, escribo una serie de recomendaciones basadas en las medidas instintivas, empíricas, aprendidas por sus antepasados para prevenir la enfermedad, recuperar y preservar la salud que aunque no surgen de estudios científicos directos de parte de ellas, si surgen del método de observación, ensayo, error por siglos y milenios que con mucho amor aplican para cuidar a sus hijos e hijas, entre ellos/as, su servidor, y en esta pandemia, aún sigue su relevancia.

1- En las enfermedades agudas (de pocos días de duración, Catarro Común, Faringitis, Golpes leves, Abscesos, etc) ó crisis de enfermedades crónicas (de muchos días de duración, ejemplo: Epilepsia, Hipertensión Arterial, Diabetes Mellitus, Fibromialgias, Artritis Reumatoidea, Asma, etc) se debe reposar tanto física como psicológicamente.
2- En todas las afecciones se debe alimentar adecuadamente (variado y balanceado), evitando excesos de harinas, grasas, carnes, sustancias artificiales, en lugar de ello, procurarlas ricas en agua, frutas y verduras, etc.
3- En situaciones de elevaciones de la temperatura (Entre 37.5 a 38.5 centígrados) se debe evitar antipiréticos (Ejm., Acetaminofén) y aplicar compresas húmedas frescas en zonas de la piel donde hay pérdidas de calor, tales como región frontal de la cabeza, axilas e ingles.
4- A cada paciente que sufre enfermedades agudas ó crisis de afecciones crónicas, se le debe brindar atención personalizada, cariñosa, detallista, amable, abnegada con el fin de mejorar su estado de ánimo, para retornar integralmente al equilibrio de salud.
5- Asistir a una consulta médica lo más pronto posible.
6- En caso de dolores musculares por espasmos (calambres) musculares, golpes, etc. se deben realizar masajes vigorosos con ternura constante en las áreas afectadas.
7- En situaciones de heridas, abrasiones (raspones), úlceras (llagas), se requiere curación en amor constante, asimismo en pureza de corazón e instrumentos (Material estéril).
8- Uso de sustancias oleosas (grasosas) en lesiones de la piel con resequedad y sustancias astringentes (Soluciones) en lesiones de la piel húmedas.

Aparte de asustar con un grito, colocar un algodón húmedo en la frente, beber agua sin respirar para calmar el hipo, de usar brebajes de jengibre para calmar la tos, golpeteo en la espalda cuando hay algún objeto extraño camino a la garganta, existen dos prácticas de las mejores médicas, no tituladas por la educación formal, que son dignas de imitar, no solo por los pacientes sino por los doctores en medicina: Su constante disponibilidad y el sincero interés por la curación del paciente.

Si hay una médica que se puede encontrar 24/7/365 son ellas, las madres. No hay hora de almuerzo, ni hora de sueño que sea excusa para no brindar sus tiernos cuidados, su vocación abnegada por curar es encomiable. Ellas verifican y controlan la temperatura con sus manos, ellas preguntan por la mejoría dolor constantemente, ellas consultan si hay apetito, ellas cumplen las indicaciones de los médicos al pie de la letra. Ellas están constantemente pendientes de nosotros para preguntarnos si ya no nos duele, si ya no hemos vomitado, si ya no hemos tenido diarrea. Si hubiera médicos/as con tal calibre de perseverancia ante la mejoría de sus pacientes, la salud en nuestro país sería otra.

Su interés sincero por la curación de su paciente es un factor terapéutico
insoslayable. Esa entrega incondicional por la recuperación de la salud
promueve un estado psicológico de confianza que estimula nuestros sistemas inmunológicos para acelerar la mejoría en las infecciones, produce un impulso que lleva a nuestras endorfinas a disminuir el dolor. A ella no le motivan elogios, dinero, títulos ó regalos para fungir como médica, es el único, solo y genuino interés por curar a sus pacientes amados.

La experiencia médica y estudios científicos epidemiológicos han demostrado que tanto la disponibilidad oportuna de los servicios de salud, como el interés genuino vocacional del médico por la salud de sus pacientes, son factores determinantes en la mejora de la salud de un país.
Sería ideal que los médicos de profesión imitáramos a las mejores médicas.

One thought on “La mejor médica

  • julio 24, 2020 at 8:15 am
    Permalink

    Me encantó que gastarlo volví a leer

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *