En el caserío La Haciendita, cantón La Magdalena

No tenemos recursos para la compra de abonos ni fertilizantes”.

  • Patricia Pozas, colaboradora In Tempo

“Vivimos de lo que cosechamos. Cosechamos maíz y frijol”. Patricia Pozas del caserío La Haciendita en cantón La Magdalena, municipio de Chalchuapa narra lo difícil que es sobrevivir en medio de la pandemia, cuando su alimentación depende de lo que cosechan.

IN TEMPO: ¿Cómo les afecta la cuarentena?

Patricia Pozas: Nos afecta ya que no tenemos libertad para salir a trabajar ni recursos económicos para la compra de abonos y fertilizantes. Somos 5 en esta familia, y hemos sobrevivido por unos pocos ahorritos que teníamos, que ya se acabaron.

Nosotros no somos beneficiados con el paquete agrícola que entrega el gobierno, tampoco tenemos el dinero para alquilar tierra y poder sembrar.

Por el momento algunas tierras de otras personas que conocemos están abandonadas, sólo esperando a ser limpiadas para ser cultivadas. Ya no sabemos ni qué vamos a comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *