Cada mujer puede “redescubrir” su capacidad de resiliencia

La resiliencia no es una cualidad con la que nacemos, sino que la vamos desarrollando hasta que se convierte en un estilo de vida.

Pero, ¿cómo podemos describir la resiliencia y que aplique en estos tiempos que estamos viviendo?, pues como la capacidad de sobreponernos a las situaciones más duras y traumáticas que nos sacan de la zona de confort y golpean nuestro estado “normal”. Y no sólo eso, también salir finalmente fortalecidos y convertidos en seres humanos maduros emocionalmente.  

Cada persona tiene una capacidad única de superar las situaciones difíciles ya sea por sí mismos o en comunidad. En resumen, una persona resiliente no nace si no que se hace.

En esta época de cuarentena por el COVID-19, debemos desarrollar  la resiliencia para salir victoriosos. Hoy quiero dedicar unos consejos especialmente  a las mujeres, quienes científicamente se ha comprobado que tienen más habilidades interpersonales y fortaleza interna, características que ayudan a ser resilientes, pero que a veces no logran salir a flote de problemas porque muchas, viven sumergidas en relaciones abusivas, donde son violentadas de distintas formas, sintiéndose incapaces de desarrollarse a plenitud.

Las mujeres somos multifacéticas y en este tiempo de cuarentena, quizá no estemos saliendo a la calle a trabajar, pero nos quedamos en casa, siempre ejerciendo nuestro abanico de roles: profesionales, madres, enfermeras, cocineras, pareja, entre mil más, que nos reclaman energías, concentración y pasión para hacerlo de la mejor manera. 

Hoy es el momento en que cada mujer pueda  “redescubrir” la capacidad que tiene de ser resiliente  y conocer sus fortalezas, siendo la protagonista de su presente y futuro.

Algunos puntos importantes que debemos conocer para fortalecer nuestra vida:

1.         El que seas resiliente no significa que seas insensible o  invencible, sino que esos sentimientos y capacidades te servirán para salir adelante y no dejarte caer ante las adversidades. Ser resiliente es el resultado de valorarte y potenciar todas tus capacidades y dones únicos.

2.         Aprende a poner límites. No debes cargar con todas las preocupaciones y problemas de la familia, el trabajo, la comunidad donde vives. Cada día tiene su propio afán y debes enfocarte en resolver lo que está dentro de tus capacidades y responsabilidades, pero debes descansar en que no eres la única que tiene la solución, déjate ayudar.

3. Sé flexible. Debes de adaptarte a las nuevas condiciones y hacer que el día a día se sienta diferente, divertido y provechoso, a pesar de estar en las mismas cuatro paredes, promueve a que tu familia se conozca y dé lo mejor de cada uno.

4.         Sé optimista. Debes sacar lo bueno de las circunstancias sin perder la visión de la realidad, pero siempre convencida que lo no tan bueno puede cambiar, si nuestra actitud cambia.

5.        Debes decir No al perfeccionismo. Como mujeres con roles diversos, debemos saber descansar, no siempre tenemos que superar nuestras expectativas ni mucho menos las de los demás, luchando por ser “las mejores en todo”; quizá no seamos las mejores en todo, pero sí las mejores en lo que nos hace especiales y únicas.

6. Debemos ser constantes. Ser resilientes es seguir adelante y siempre saber que llegaremos a una oportunidad de mejora. No ver el pasado como pérdida sino como aprendizaje y el futuro con optimismo.

 “La vida no se hace más fácil o más indulgente, nosotros nos hacemos más fuertes y resilientes.” Steve Maraboli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *