La enfermedad invisible que acaba con los sueños

  • Por Katia Maldonado

Desde hace algunos años conozco a una persona que está lidiando con un problema de dolor de espalda y cabeza sin encontrar remedio, ni en medicinas, ni terapias, pero yendo al trasfondo de su vida, descubrí que sus niveles de tensión emocional son a causa de situaciones personales que le crean complejos, impidiéndole tomar decisiones radicales que la liberen de sus miedos y problemas.  

A las personas y sobre todo las mujeres quienes somos “mucho corazón”, nos es imposible romper la relación tripartita: sentimientos, mente y cuerpo. Así como, las enfermedades físicas influyen en nuestro estado de ánimo, los pensamientos y sentimientos provocan síntomas físicos.

Entonces podemos concluir que la peor enfermedad que podemos padecer es “la inseguridad” que nos empuja a sospechar día a día que estamos fallando o peor aún que pronto fallaremos.

La inseguridad en nosotros mismos ocasiona “malos pensamientos”, de fracaso, de soledad, de desprecio y al final este batallar en la mente se traduce en insomnio, náuseas, dolores, problemas de visión, desconcentración, pérdida de memoria, palpitaciones, en fin, mil y un males que podemos controlar si pensamos positivo en medio de la tormenta y tomamos el control de nuestras emociones, pasiones y preocupaciones.

Si estás cerca de adquirir el virus de la inseguridad, virus transmisible y contagioso, es momento de tomar las siguientes medidas:

  1. Descubre tus fortalezas e inseguridades. Has una lista de cada una, sin que se escape lo más mínimo, si eres objetivo, al final verás que es más grande la lista de fortalezas, sentirás alivio e inmediatamente seguridad en lo que hagas.
  2. No te compares ni permitas que te comparen. Eres un ser único, creado a imagen de Dios, no eres para nada perfecto y jamás lo serás, pero eres original, cargado de virtudes y cualidades.
  3. Esfuérzate para sobresalir en lo que te gusta. Cada día ponte pequeños desafíos, practica lo que más te apasiona, un deporte, un idioma, en el arte, hay tantas habilidades que puedes desarrollar y en los que puedes destacar, eso te hará más especial, único y brillarás como nunca.
  4. Aprende a reírte de ti mismo. Este es un arte, que cualquier crítica mal intencionada que te hagan, conviértela en un comentario divertido, eso dará un giro inesperado a tus emociones y a las de los demás, nada ni nadie podrá quebrarte sino más bien te harán crecer.
  5. Rodéate de personas positivas. Aunque sabemos que la inseguridad todos la hemos sentido y es parte de la vida, busquemos a personas que han sabido superarla y que no señalan sino levantan los ánimos en momentos cruciales.
  6. La mejor seguridad te la entregas tú mismo. Olvídate de decirte en tu diálogo interno que eres un fracaso y empieza cada día dándote una píldora de positivismo y cariño, si tu mente y espíritu es saludable todo te saldrá bien.

¡Comienza HOY!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *