Crítica, una palabra que da miedo

Aceptar las críticas es una habilidad social que debemos ir desarrollando.

Por Katia Maldonado

Sí, la crítica llega desde cómo vestimos, lo que comemos, hasta lo que pensamos y hacemos. Cada día nos vemos expuestos a las opiniones ajenas, como si fuéramos un aparador de centro comercial, donde todos, absolutamente todos, pueden vernos y sacar los más horribles defectos, o las más bellas virtudes, desde su propio punto de vista.

Este proceso duro de sentirnos criticados, no solo pasa cuando somos adolescentes, que estamos en esa transición difícil, donde nos afecta lo que dicen los amigos, los padres, los maestros, sino también lo pasamos en la vida adulta, pero depende, cómo resolvamos la crítica así será el impacto que nos genere.

Aceptar las críticas es una habilidad social que debemos ir desarrollando. Las personas que no la aceptan probablemente están en al algún nivel de inseguridad que les hace cerrar los ojos a los comentarios.

Las mujeres por naturaleza, somos más susceptibles a las críticas, porque lo tomamos más con el corazón que con la mente. Pero, como un ser humano único, tenemos la capacidad de impulsarnos desde adentro y proponernos ver todos los beneficios de las críticas y convertirlas en oportunidades de crecimiento integral -física, emocional y espiritualmente-.

Tips para ser personas que “le sacan el jugo” a las críticas:

  • Mantén tu mente abierta. No recibas la crítica como un ataque Muchas veces las personas toman tiempo de interesarse en lo que hacemos para darnos un consejo, guiarnos y que seamos mejores. Si alguien te inspira a crecer, agradece, analiza y has cambios de comportamiento, si lo crees necesario.
  • No te victimices. Al recibir una crítica, no estás obligado a cambiar de inmediato, no hay que hacer rabietas, simplemente abre bien los ojos de la madurez, toma lo bueno y desecha lo que no te conviene, pero no trates de excusarte, al final eres dueño de tus actos y también de las consecuencias.
  • Permanecer ecuánime.  Antes de refutar una crítica o negarnos rotundamente, debemos reflexionar sobre el comentario y luego de sacar conclusiones, opinar sobre ello y ACTUAR.
  • Ver de quién proviene la crítica. Hay críticas de personas que aún no cuentan con un nivel de inteligencia emocional, ni empatía y la crítica se vuelve un arma letal para quien la recibe. En su mayoría, las mejores críticas(constructivas), vienen de personas que nos conocen bien, que han tenido experiencias similares a las que estamos viviendo y han podido sobrellevarlas.  Escuchemos, evaluemos y tomemos como abono a nuestra vida, los consejos y palabras sabias que nos den paz para tomar cualquier decisión.
  • Poner límites. Debes poner un hasta aquí cuando vemos que la crítica sobrepasa el respeto que nos merecemos. También podemos decir NO.

Recuerda que las críticas pueden darnos un pequeño impulso para llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.

“No se conviertan en jueces de los demás, y Dios no los juzgará a ustedes. No sean duros con los demás, y Dios no será duro con ustedes. Perdonen a los demás y Dios los perdonará a ustedes”-Lucas 6:37

One thought on “Crítica, una palabra que da miedo

  • febrero 12, 2020 at 5:00 pm
    Permalink

    ¡Qué excelente reflexión! Muy atinada y apropiada, en especial, para estos tiempos de redes sociales.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *