“Cada paciente debe estar enterado del nombre de sus diagnósticos, y del tratamiento que toma, fármaco por fármaco”

De médico a paciente y viceversa (Parte II)

Por Dr. Aldo Hernández Aguilar

En el anterior editorial se desarrolló la importancia de la relación médico-paciente como determinante de la salud en una sociedad, asimismo la influencia de la cultura en la misma y se abordó una serie de características ideales que deben constituir un ambiente de armonía y cortesía mutua.

Otra de las recomendaciones para una sana y fructífera relación médico-paciente es la de establecer una interacción de enseñanza aprendizaje mutua, donde, tanto el paciente aprende el médico para cuidar su salud, así el médico aprende del paciente.

En la primera línea de pensamiento, donde el paciente aprende del médico, el paciente debe acercarse con genuino interés por cuidar responsablemente su salud, teniendo claro que no solo asiste para curar sus dolores, sino también, para aprender a mantenerse saludable con los diferentes hábitos y alimentación pertinente.

El paciente que desea aprender a cuidarse debe llevar formuladas todas sus interrogantes, de preferencia anotadas, para consultarlas, aunque no todas al mismo tiempo, sino distribuidas en las diferentes visitas.

Teniendo en cuenta que el tiempo de los médicos del servicio público (ISSS, MINSAL y IBM, etc) es limitado, y atendiendo a la premisa que no todos/as tienen la paciencia ó la cortesía para responder amablemente las preguntas, se debe ser sigiloso y respetuoso para realizarle las preguntas, y si a pesar de varios intentos corteses, él/la médico, continua con actitudes de indiferencia y prepotencia, le recomiendo cambiar de médico ó le invito a mis colegas a cambiar de actitud ó de profesión.

También sugiero a cada paciente estar enterado del nombre de sus diagnósticos, de las enfermedades, del tratamiento que toma, fármaco por fármaco, de los efectos secundarios, de las posibles complicaciones.

Además invito a los/las pacientes a investigar de sus enfermedades orientados con su médico.

Es un imperativo que cada médico se convierta en maestro de sus pacientes y que cada paciente en aprendiz de su médico en el área de su salud personal y familiar, asimismo, los pacientes pueden constituirse en maestros de los médicos al brindar sus estrategias particulares creativas de prevención.

Finalizaremos esta temática en la siguiente entrega.

Dr. Aldo Hernández Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *