“Hay dinero público que no ha sido auditado por la Corte de Cuentas”

Esto fomenta prácticas indebidas que pueden derivar corrupción.

Eduardo Escobar: Nosotros como Acción Ciudadana, desde el 2016 estamos monitoreando qué es lo que hacen las instituciones de control, tanto el Tribunal Supremo Electoral como la Corte de Cuentas fiscalizando a los partidos políticos. Y lo que hemos encontrado en el caso de la Corte de Cuentas es que hasta la fecha, desde que entró en vigencia la ley no ha realizado ninguna auditoría o examen especial a los fondos de la deuda política, entonces quiere decir que hay dinero público que no ha sido auditado salvadoreña.

In Tempo: ¿Por qué razón consideran ustedes como Acción Ciudadana que no se ha hecho? Porque auditar ese fondo es algo básico, pues el dueño de ese fondo es la población.

Eduardo Escobar: Yo creo que puede tener varias explicaciones, la primera que creemos que puede apegarse a los hechos es que la deuda política se establece desde el ´83 en la Constitución, y si recordamos la naturaleza partidaria que ha tenido siempre la Corte de Cuentas de la República, no se ha dado a la tarea de llegar a auditar, sino lo que ha hecho la Corte de Cuentas hasta el 2002 era simplemente verificar si se les había entregado a los partidos la cantidad que les correspondía de dinero, eso no es auditoría eso es verificación.  Luego verifica si el partido tenía que hacer el reintegro de la deuda política; esto es todo lo que hacía la Corte de Cuentas, creo que esa es una explicación.

La otra es sin duda la falta de voluntad política por parte de las autoridades de la Corte de Cuentas de cumplir con lo que según dice la norma, y lo que dice la ley de partidos políticos, obviamente siempre se ha manejado la idea que de los fondos tanto públicos como privados que reciben los partidos, ellos tienen total discreción de cómo lo utilizan.

Siempre se manejó esa tesis, siempre se creyó que la ciudadanía no tiene que saber cómo gasta el dinero los partidos, si es dinero de ellos, siempre lo han pensado así; entonces ahora con este tema de que se les tiene que fiscalizar y auditar ya hay un cambio en la lógica de cómo se debe manejar este dinero y cómo se debe rendir cuentas. Aquí el punto es que no hay en los partidos políticos todavía ese concepto de rendir cuentas, de cómo usan en este caso los fondos de la deuda política.

Estamos viendo que algunos partidos están informando al menos de forma muy genérica en qué están gastando los fondos públicos que reciben, pero no es todavía una práctica de los partidos el rendir cuentas.

In Tempo: ¿Esa falta de control de las instituciones a las que le compete fomenta la corrupción?

Eduardo Escobar: Fomenta prácticas indebidas que pueden derivar corrupción. Nosotros no sabemos en realidad si lo que dicen los partidos para lo que ocuparon lo de la deuda política efectivamente se fue así, el partido no puede declarar “mire nosotros utilizamos esta cantidad en propaganda electoral”, cómo nos consta que eso ha pasado, solo con la palabra del partido.

Ahí es donde esa declaración del partido y eso que se refleja en su documento financiero debería de tener el respaldo de una fiscalización de la Corte de Cuentas que valide efectivamente el uso correcto de estos fondos en lo que se ha declarado que se han usado.

En el caso de la Corte podría con sus auditorías darle una certeza a la ciudadanía que los partidos sí han utilizado sus fondos para lo que han declarado en su documento financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *