“Los partidos políticos deben rendir cuentas de cómo usan el fondo público a quien le dio ese financiamiento, que es la población”

El informe debe detallar en qué rubros se usó el dinero público.

Por Dalila Arriaza

En la encuesta “Los salvadoreños y salvadoreñas evalúan la situación del país, a finales de 2018 y opinan sobre las elecciones presidenciales de 2019”, el Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop) de la UCA presentó los resultados en los cuales se hace referencia a un  progresivo deterioro de los partidos políticos.

In Tempo: Un tema muy conocido entre la ciudadanía, el deterioro de los partidos políticos, pero también la desconfianza de la población hacia el trabajo de los partidos políticos, y un distanciamiento entre ambos, “la ciudadanía por acá y los partidos por otro lado”. ¿Qué hay a la base de esa desconfianza?

Eduardo Escobar (Director Ejecutivo de Acción Ciudadana): Yo creo que a la base de la desconfianza está que la gestión de los partidos políticos cuando están en la alcaldía, en la presidencia de la República, o en la Asamblea Legislativa, no impacta de manera positiva  a las condiciones de vida de la población. Nuestro sistema tiene a los partidos políticos como actores principales de la gestión pública.

Muchas veces estos funcionarios no logran generarle beneficios a la población, y es por ello que las personas dicen: “los partidos políticos solo trabajan para beneficiar ciertos intereses de sus miembros, o los intereses de sus financistas, pero no los intereses de la población en general”; así es como viene el descrédito por esa vía de que la ciudadanía no ve en los partidos, a instituciones que trabajen en beneficio de la colectividad.

In Tempo: Esa incapacidad de conectar con la población, en alguna medida, ¿tendrá relación con el hecho de que nadie controla los fondos que manejan los partidos políticos, sobre todo si son fondos públicos?

Eduardo Escobar: Sin duda esas son las razones del por qué los partidos en la gestión que hacen al frente de las instituciones no impactan a toda la población positivamente; porque muchas veces llegan a representar intereses particulares y estos intereses particulares han logrado posicionarse dentro de los partidos por la vía del financiamiento.

In Tempo: ¿Y eso pasa con los partidos que conocemos actualmente?

Eduardo Escobar: Claro, hay una máxima en el tema del financiamiento de los partidos que se llama “el derecho de picaporte”. El picaporte es una pieza metálica que se pone en las puertas de entrada de las tiendas y con eso usted puede tocar y hacer más ruido para que las personas que están adentro la escuchen; entonces, el financiamiento de los partidos se convierte en eso, se convierte en un amplificador de mi voz dentro de los partidos y dentro del sistema político, es decir, si yo financio partidos, mi voz se va a escuchar cuando yo diga necesito que aprueben o que no aprueben una ley, o que tomen esta decisión desde el Ejecutivo porque me va a afectar o me va a beneficiar. Entonces, los intereses particulares que muchas veces son los beneficiados del trabajo de los políticos, logran tener ese posicionamiento, porque han financiado la campaña.

In Tempo: ¿Se tiene voz porque se ha hecho un buen aporte al partido?

Eduardo Escobar: Estamos hablando de esas aportaciones grandes…

In Tempo: Correcto, las aportaciones grandes, pero, ¿qué de la población que también aporta a través de los fondos públicos?

Eduardo Escobar: Indirectamente ha aportado, pero no se entiende de esa manera, los partidos toman la deuda política como un fondo público que le llega, pero no han tenido hasta el momento la visión de rendir cuentas de cómo lo van a usar para una campaña electoral. Y obviamente responderle después a quien le dio ese financiamiento, que es la población.

Estamos hablando de que el financiamiento público no ha sido todavía entendido por los partidos como un financiamiento desde la ciudadanía, para la labor de los partidos, por lo tanto, el factor pueblo es una figura difusa, entonces a quién le voy a rendir cuentas yo de esto, es más difuso aún. Mientras que si alguien me dio una cantidad  grande de dinero y me ha venido financiando las campañas anteriormente, a él sí le tengo que rendir las cuentas, eso es lo que ha pasado.

In Tempo: ¿Quién controla los fondos públicos que manejan los partidos políticos?

Eduardo Escobar: Bueno, la Ley de la Corte de Cuentas de la República, establece que la jurisdicción de la Corte alcanza hasta entidades que no sean públicas y que reciban fondos del Estado de manera ocasional, eso es lo que sucede con los partidos políticos. Los partidos políticos no son entidades públicas, pero reciben dinero público ocasionalmente cuando hay campaña electoral, cuando hay una elección. Entonces, la Ley de la CCR ya establece que esta debe aplicar esos fondos, pero también la Ley de partidos políticos es clara en señalar que estos deben de entregar informes a la Corte de Cuentas sobre el uso de la deuda política, ahí le da la competencia también la Ley a la Corte en el sentido que un partido tiene que entregar un informe financiero, y la Corte por lo tanto estudiarlo a la luz de un proceso de fiscalización, todo el ingreso y los gastos de los partidos públicos de lo que se refiere en ese informe.

In Tempo: Pero un informe financiero puede ser de lo más básico a lo más complejo. Háblenos de lo básico, ¿qué debería contener ese informe financiero?

Eduardo Escobar: Bueno en este caso detallar en qué rubros se usó el dinero público, cuánto fue el monto que se destinó por ejemplo para propaganda electoral, cuánto es lo que se gastó para el pago de militantes o de simpatizantes que realizaron actividades, cuánto se gastó en movilizaciones en mitin, etc. todo esto es lo que debería de explicar en este informe, y como digo, también la Corte deberá auditar otras facturas que comprueben la realización de estos gastos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *