Abismos que matan o que renuevan

Por Katia Maldonado

Aun cuando seamos seres humanos fuertes, quizá endurecidos por el dolor provocado en el pasado o simplemente porque hemos decido ponernos una coraza que nos aleje de los golpes de la vida, siempre nos veremos expuestos a situaciones difíciles y llegaremos al punto de volvernos vulnerables y estar al borde de un abismo emocional.

La mujer en sí misma, por su naturaleza, sentimental y emocional, percibe con mayor rapidez e intensidad palabras, expresiones y analiza desde su corazón, lo que llamamos el sexto sentido, que supera la lógica mental del ser humano.

Pero cómo hace la mujer fuerte para llegar al abismo, detenerse y en lugar de caer, sube un peldaño y sale victoriosa.

  1. Normalmente, quienes superan más rápido las adversidades, son las personas que se aman y se cuidan. Debemos estar conscientes de la importancia y responsabilidad que tenemos de auto protegernos, quién dará cuentas de nuestra vida, sino nosotras; a quién reclamaremos por una enfermedad generada por estrés, por las noches de insomnio y ansiedad, por mencionar algunas situaciones. Nadie se hará responsable de ti, Dios te ha dado un cuerpo, una mente y un corazón propio para que lo cuides y administres.
  2. No te castigues. Es claro que cuando algo sucede generalmente hay dos partes con responsabilidad y está perfecto aceptar la porción que nos corresponde, pero eso no significa entrar en un círculo de auto-castigo del que es muy difícil salir. Hay que perdonarse a sí mismo, hacer una diferencia y continuar.
  3. “Pan para tu matata”: Normalmente aprendemos tanto de las buenas como de las malas experiencias, pero de los fracasos y del dolor es donde más lecciones adquirimos y debemos tomar lo bueno para aplicarlo en otra ocasión y desechar lo malo, para no volver a tropezar con la misma piedra, como dice aquella vieja canción.
  4. Date tiempo: Es importante no tener prisa para tomar una decisión que puede afectar tu futuro, hay que ver las alternativas de salida sin presiones ni voces externas que nos mandan al precipicio, en los procesos emocionales el tiempo puede ser nuestro mejor aliado.

En resumen, siempre estaremos expuestas a los abismos de la vida, pero siempre al lado habrá la cuerda de salvación y el escalón de crecimiento. Así que, recordemos somos mujeres victoriosas, porque para eso fuimos creadas, nadie crea algo para llevarlo al fracaso y Dios nos hizo para triunfar y vivir plenas.

¡Sonríe siempre!

La autora de este artículo, Katia Maldonado, es Comunicadora organizacional, apasionada por las causas sociales y derechos de la niñez; esposa y madre; amante de la fotografía y los escritos que motivan y transforman.

2 thoughts on “Abismos que matan o que renuevan

  • diciembre 18, 2019 at 12:24 pm
    Permalink

    Es increíble como me han ayudado estas palabras, son como agua en medio de un oasis 🙏💞

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *