Valórate

“Ni golpes, ni palabras hirientes, ni miradas frías”

Por Claudia Ramírez

En la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV) el artículo dos dice: “El derecho de las mujeres a una vida libre de violencia comprende, ser libres de toda forma de discriminación, ser valoradas y educadas libres de patrones estereotipados de comportamiento, prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación”.

En la mayoría de los casos las mujeres sufren algún tipo de violencia, ya sea esta: física, verbal o psicológica. Ninguna de ellas debe justificarse, al contrario, debemos luchar por erradicarla por completo.

Cada una de ellas tiene consecuencias negativas para la mujer que la sufre. Los golpes físicos tienen secuelas que pueden perjudicar para siempre, la verbal de igual manera, hay palabras que hieren más que un golpe; y psicológica creo que todas las mujeres en algún momento la hemos sufrido. Las mujeres somos muy soñadoras, pero siempre hay voces que nos dicen que no merecemos hacer algo, que nuestro destino es quedarnos en un rincón, etc. Cada tipo de violencia daña como no nos podemos imaginar.

El hombre y la mujer son diferentes en lo que se refiere a aspectos biológicos, cada uno por su lado tiene cualidades y aptitudes propias; pero en esencia somos iguales, tenemos derechos y deberes por igual. Por consiguiente, no podemos tolerar que muchas mujeres sufran ningún tipo de violencia. Lastimosamente la sociedad en que vivimos desde tiempo antiguo nos ha hecho sentir inferiores y que debemos limitarnos a ciertas actividades solamente. Llegamos a pensar que está bien que nos miren con desprecio, que nos digan palabras hirientes e inclusive que nos hagan daño físicamente.

El mundo que nos rodea corta nuestras alas, no nos deja luchar por nuestros sueños; esto no solo lleva a la mujer a sufrir algún golpe en algunos casos, o una palabra que daña en otros, sino que pudiera llevarnos a la misma muerte.

Citemos la LEIV en el artículo dos de nuevo: “El derecho de las mujeres a una vida libre de violencia comprende, ser libres de toda forma de discriminación, ser valoradas y educadas libres de patrones estereotipados de comportamiento, prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación”

Es tiempo de poner un ALTO a todo atropello contra la mujer, para que cada una de lo mejor de sí, y así, contribuir de manera positiva en su hogar y por consiguiente en la sociedad.

25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Claudia Ramírez, autora de este artículo es Licda. en Administración de empresas, y madre de dos hijos. Claudia confía en que Dios desea para nosotras las mujeres, una vida justa, libre y sin ataduras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *