Zero waste: Consejos para empezar a reducir tus residuos

“Rechazas y no compras lo que no necesitas”

Violeta López | @piensaverde.sv

Hoy en día se escucha mucho acerca del Zero waste, que consiste en ser cero residuos. Es verdaderamente difícil llegar a serlo totalmente, pero se pueden reducir nuestros desechos de una manera considerable solamente cambiando algunas cosas de nuestra rutina. Esto no quiere decir que viviremos en escasez, sino que al contrario nos ayudará a tener una vida más plena y hasta más libre de elementos artificiales y dañinos para nuestro cuerpo.

Antes de mencionarte las formas de ser cero residuos, te motivamos con las razones por las que te puedes inspirar en este estilo de vida:

  1. Salud: te liberas de materiales artificiales y químicos
  2. Dinero: rechazas y no compras lo que no necesitas
  3. Legado: contribuyes a dejar un lugar mejor a las futuras generaciones
  4. Tiempo: no lo pierdes comprando cosas que no necesitas

Como primer paso te sugerimos que analices qué tipo de desperdicios generas. Observa tu basurero y determínalo. Luego de ello crea basureros para cada tipo de desperdicio y deposítalo clasificado. Una vez realizado, puedes ir cambiando lo que te comentamos a continuación.

Ya no compres agua embotellada, usa tu propia botella y rellénala en casa. Ahorrarás dinero y ya no generarás residuos de plástico. Puede ser de cristal o de acero inoxidable con el diseño que más te guste.

Lleva tu propia bolsa de supermercado, cambia tu bolsa plástica. La inversión es pequeña y te durará un buen tiempo. Con ello damos un gran respiro al planeta, ya que miles de personas van al supermercado y usan en promedio unas 8 bolsas por cada vez que van de compras. Si puedes y llevas pocos objetos pídelo sin bolsa.

Usa bolsas de algodón para hacer la compra de frutas. No necesitamos poner todo lo que compramos en bolsa, esto implica que se deben fabricar más y más, para usarla solamente unos minutos.

Cambia tu cepillo de dientes de plástico por uno de bambú, así evitarás que tus cepillos terminen en un vertedero o en el océano y permanezcan cientos de años ahí. Dúchate con jabón sólido, no utilices envases de plástico, es innecesario.

Despídete de las pajillas. Puedes también adquirir una reutilizable de acero inoxidable.

Reduce el uso de tu vehículo. Trata de utilizarlo solo cuando es necesario, y cuando salgas aprovecha la ruta y haz todo lo que tengas que hacer, así generarás menos emisiones de carbono.

Cambia el plástico transparente y el papel de aluminio para envolver alimentos. De esta forma evitarás que los alimentos se contaminen con los componentes que traen este tipo de envoltorios. En su lugar puedes utilizar papel encerado o bolsas de silicona reutilizables.

Todo esto son algunas prácticas básicas. Recuerda que el cambio es gradual. No se puede dejar de utilizar lo que normalmente usas de un día para otro, por lo que te recomendamos que vayas poco a poco, con cada elemento cambiándolo hasta que sea un estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *