La mezcla perfecta para tener un accidente de tránsito

“El comportamiento deseable de una persona tras el volante, se ve obstruido por el efecto del alcohol en su cerebro”. Doctor Eduardo Lovo, neurocirujano y miembro de la Iniciativa ciudadana Somos Paz.

Por Dalila Arriaza

IN TEMPO: ¿Considera usted que los números de accidentes viales ocasionados por personas que conducen en estado de ebriedad podrían catalogarse como un problema social?

Dr. Eduardo Lovo: Absolutamente, hace algunos años el proyecto antecesor de Somos Paz se llamó “Súper Ciudadanos” y tenía que ver con el tráfico vehicular por varias razones. Las muertes oscilan entre 1,400 y 1,500 al año lo cual equivale como a unos 24 muertos por 100,000 habitantes, para la OMS arriba de 10 por 100,000 es una epidemia. Curiosamente el manejar bajo estado de ebriedad o uso de drogas representa la tercera causa de muertes y lesionados,  por lejos, la distracción del conductor es la causa número uno.

PNUD: “Tenemos que ver la problemática de la seguridad vial completa. Hacer una movilidad ciudadana donde las personas se sientan seguras. A nivel mundial 1.35 millones de personas mueren todos los años en accidentes de tránsito y 500 niños mueren en accidentes todos los días. Este es un número muy alto que debemos cambiar. Debemos tener un enfoque hacia las personas más vulnerables”. Palabras de Giorgina Braga, Representante Residente del PNUD en El Salvador.

IT: Las consecuencias podrían ser: daño a otro vehículo, costos médico-hospitalarios, daño a la vida. Si el conductor sabe que transgrede la ley conduciendo bajo estado de ebriedad y puede ocasionar todo este daño, ¿por qué lo hace siempre?

Dr. Eduardo Lovo: El proyecto de “Superciudadanos” que mencioné tenía que ver con el tráfico porque necesitamos transformar nuestra cultura desde lo más básico y esto comienza con cumplir las leyes de tránsito y convivencia ciudadana. Los altos niveles de impunidad en El Salvador y la poca capacidad de persecución de los delitos hace que las malas acciones se transmitan como un virus.

Las teorías criminalísticas enseñan que los ciudadanos ejemplares son más propensos a violar las leyes si ellos notan que otros las violan y no hay castigo o consecuencia, esto en El Salvador va desde la corrupción y el mal manejo de los fondos públicos, botar la basura, invadir el carril o hacer terceras filas hasta manejar en estado de ebriedad.

IT: El filósofo Pitágoras dijo, “Ante todo, respetaos a vosotros mismos”. Si tomamos esta frase como punto de partida, surgen dos preguntas: ¿el conductor ebrio se respeta a sí mismo?, ¿el conductor ebrio tiene la capacidad de respetar la vida de los demás?

Dr. Eduardo Lovo: Te diré lo que creo: La biología se come de desayuno a la filosofía. Los pensamientos filosóficos al igual que pensar en los demás requieren reflexionar, en pocas palabras pensar;  el pensamiento profundo consume energía porque es necesario activar nuestra corteza prefrontal. El consumo excesivo de alcohol en países como El Salvador tienen que ver con el contexto, y si el contexto (tu entorno) es poco esperanzador entonces tiendes biológicamente a buscar la inmediatez.  En el cortoplacismo no existen los demás, solo existo yo. En pocas palabras, por biología actúas desde tu subconsciente, no piensas, y si a esto le agregas los efectos del alcohol sobre tu mente, pues menos.

IT: ¿Qué produce el alcohol en el cerebro de una persona que lo ingiere? Lo podría explicar técnicamente.

Dr. Eduardo Lovo: Al principio el alcohol te afecta las emociones y el juicio, entre más ingieres se comienzan a afectar tus funciones motoras, tiempos de reacción, equilibrio, disminuye tu capacidad de alerta, tus reflejos se vuelven más lentos, la mezcla perfecta para tener un accidente de tránsito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *