Sexualidad en Personas con Síndrome de Down

Hay que explicarles  el tema de la manera más clara, y repetirlo las veces que sea necesario usando la terminología adecuada.

Por Iris Duarte

Fuente: Osiris Salguero, presidenta de Sonrisas Down, Santa Ana.

La sexualidad comprende conductas sociales, cambios físicos y emocionales, menstruación, pubertad, relaciones físicas, etc.

Las personas con Síndrome de Down experimentan la misma secuencia de cambios físicos y hormonales asociados a la pubertad al igual que otros niños de su edad.

Sin embargo, a menudo hay un retraso en el desarrollo de la madurez social, el auto control emocional, y la capacidad de resolver problemas.

Los cambios emocionales característicos de la adolescencia también están presentes en las personas con Síndrome de Down y pueden ser intensificados por factores sociales. La orientación y educación sexual debe ser individualizada y con un lenguaje claro y comprensible, concentrándose no sólo en los cambios físicos y reproductivos, si no también poniendo una gran atención en la toma de decisiones

Deben aprender a conocer su cuerpo y los cambios que pueden llegar a experimentar, sus emociones, sus conductas y sus relaciones dentro de un entorno social, así como también la importancia de la sexualidad en una persona adulta, incluso hablar del tema de tener hijos.

Explicar todo esto de la manera más clara, repetirlo una y las veces que sea necesario y usando la terminología adecuada.

Para muchos padres de familia este tema de sexualidad es un tabú, no quieren y muchas veces no pueden hablar del tema, pero es muy importante tanto para hombres como para mujeres con Síndrome de Down, ya que podemos evitar hasta un abuso sexual por parte de terceros.

Aproximadamente el 50 % de mujeres con Síndrome de Down son fértiles, en los hombres, el porcentaje de fertilidad es mínimo, tanto los hombres y mujeres con Síndrome de Down tienen la misma susceptibilidad que el resto de la población para las enfermedades de transmisión sexual.

A las personas con Síndrome de Down se les debe enseñar los límites de interacción física normal en el ámbito social, así como la confianza personal para pedir ayuda si fuera necesario, todo es importante por la prevención de abusos.

La etapa de la menstruación para jóvenes mujeres con Síndrome de Down no difiere del resto de la población, pueden iniciar desde los 10 hasta los 14 años de edad, la mayoría tienen ciclos menstruales normales, con las mismas irregularidades típicas de las demás personas de su edad, Si existieran muchas alteraciones ante un ciclo que previamente era regular puede deberse al envejecimiento de la persona o a un signo de Hipertiroidismo emergente; si son síntomas recurrentes y agudos durante el ciclo menstrual es motivo de una visita médica.

El tema de la menstruación debe tratarse con anticipación a la etapa en sí, al igual que iniciamos una etapa de entrenamiento para controlar esfínteres de igual manera en el tema de la menstruación.

1-  Enseñar el uso debido de la toalla sanitaria

2-  Cada cuanto tiempo hay que cambiarla.

3- La privacidad de dicho acto.

4-  Los cambios que sufrirá su cuerpo.

Para cuando se llegue el momento no les tome por sorpresa tanto a ellas, como a la madre, y que no tengan un impacto emocional negativo.

La menopausia en mujeres con Síndrome de Down puede aparecer en un amplio rango de edad, típicamente aparece después de los 40 años de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *