Me gusta resolver “sopas de letras”

Mamá Paula, a sus 91 años se mantiene activa con su entretenimiento favorito.

Por Dalila Arriaza

IN TEMPO: Niña Paulita, ¿recuerda los nombres de los hijos, nietos, bisnietos y tataranietos?  ¿Ya hizo la cuenta?

Mamá Paula: ¡Aaaaaaahhh! Ahorita se me olvida (SE RÍE), pero quiero ver… de los hijos sí me acuerdo por supuesto, 8 hijos, hummm 37 nietos y como 27 bisnietos. De los nietos está larga la lista, los nombres no me acuerdo, son bien enredados (RÍE). Ellos me han llevado a Guatemala, Honduras… a varios lugares. 

IT: ¿Y algo que usted hubiese querido hacer y no pudo lograrlo?

Mamá Paula: Pues, ummm… el deporte no me gustó, no me pareció porque me doblaron un dedo, ni la natación porque me iba ahogar una vez en El Trapiche.

IT: ¿Y andar a caballo? 

Mamá Paula: Peor (RÍE) 

IT: ¿Algún cuento que le haya gustado bastante? 

Mamá Paula: Aaaahh eso sí, me puedo varios cuentos. Bombas me puedo también, una bomba que dice: “Las ramas del tamarindo se juntan con las de coco, si tu amor va precisado, el mío va poco a poco” (SONRÍE).

“Me puedo un cuento de dos hombres extraños que llegaron a una casa donde vivía una señora viuda; a ellos les gustaba tomar lo ajeno. Y bueno, la señora tenía dos hijos: uno era abogado y el otro médico, pero no estaban en casa en ese momento. Bueno, los dos hombres extraños le dijeron a la señora que les diera posada para dormir esa noche; la señora les dijo que sí, que se quedaran. Platicando estaban, pero de tanto platicar la señora se cansó y bostezó y dijo: allá viene el primero en camino. Uno de los hombres le dijo: ¿Usted tiene hijos? Tengo dos y ya van a venir. El hombre le preguntó ¿y sus hijos de qué trabajan? Pues uno es ladrón y el otro asesino, respondió la señora. ¡Santo Dios y eso! le dijeron los dos, entonces los hombres salieron huyendo… un cuento corto, pero simpático.

IT: Vamos a hablar de cuando usted se casó, ¿Cómo sabía usted que era el amor de su vida? 

Mamá Paula: Mi prima me dijo: Juacho dice que se casa con usted y le dije yo: sólo por el nombre no me caso con él (RÍE). Pero se llamaba Eufrasio y como una hermana de él le decía Juacho, así le decía toda la gente. Y sólo por el nombre no me gusta y así quedamos… Algo orgullosa me vi, pero bueno con los días, él me miraba mucho y me gustó. Juacho  me mandaba razones, saludos… cartitas nunca me mandó, y bueno, al fin lo acepté. 

IT: ¿Con todo y el nombre? 

Mamá Paula: Con todo y nombre (SONRÍE). Una vez le mandé a decir con un muchacho amigo de los dos, que no saldría de mi casa porque me dolía la cabeza y le escribí una nota. Para no alargar el cuento, dieron las 9 de la noche y él parado esperando, y yo dormida. Todo porque no pudo leer la nota que le envié donde le decía que no podría salir esa noche. Entonces le dije que fuera a la “escuela nocturna”  para que aprendiera a leer, así que fue y aprendió hasta tercer grado, y le dieron su diploma. Con el tiempo me acompañé con él; después, ya con dos hijos, nos casamos por la alcaldía y por la iglesia. 

IT: ¿Nos dicen que siempre le ha gustado escribir poemas? 

Mamá Paula: Me gustó mucho escribir en prosa… en la escuela hacía composiciones, todo el tiempo me sacaba primero y segundo lugar. Ya conociendo a Dios, Él  me ha regalado poemas, tengo nueve poemas, porque algunos se me han perdido. 

Recuerdo que para un día de la madre hice mi composición a la madre viva y a la madre que ha fallecido. En el cine nacional de Chalchuapa, “Cine Maya” fue la celebración, ahí llegaron todas las escuelas. La profesora me dijo “usted tiene el primer lugar, suba al escenario pues va a leer su poema”… y le dije ¡Ay señorita Sara! Fíjese que yo quiero que usted lo lea porque no tengo la gracia que usted tiene para recitarlo.

Mi profesora se llamaba Sara Palma, era de Santa Ana, ahora dicen que es una famosa declamadora, ella fue mi última maestra que tuve, la quise mucho (Sara Palma, maestra normalista, reconocida por su ingenio y vocación poética, con obras de poesía publicadas,  como “Surtidor de Trinos en 1982 y Ven a mi huerto en 1995”, miembra de Ateneo Salvadoreño de Mujeres y Unión de Mujeres Americanas UMA, entre otros).

Pues me gané una medalla de plata en el pecho, era bien bonita, aunque no me acuerdo qué decía… La profesora Palma dijo: tengo el gusto de presentar a la triunfadora de este concurso… lo admirable fue que era la competencia de todas las escuelas y colegios de Chalchuapa y yo gané.  

IT: ¿Cuál es la clave que usted podría darle a los jóvenes para permanecer en buena salud física y mental, tener la mente nítida, lúcida que tiene usted? 

Mamá Paula: Bueno, lo primero es que los padres los pongan a estudiar, y que los jóvenes sean responsables, cumplir con los deberes, y también la conducta; la conducta comienza en el hogar; que lean libros que sean buenos.

IT: Vemos que uno de sus entretenimientos favoritos es resolver “sopas de letras”, tanto que resolvió ya más de trescientos.

Mamá Paula: Me gusta porque me distrae mucho y siento que me mantiene activa. Los resuelvo muy rápido (SONRÍE).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *