La batalla contra el plástico

Por Violeta López / @piensaverde.sv

El plástico se ha venido produciendo desde los años 50 y hasta aproximadamente el 2018 se han anunciado iniciativas de reducción de su uso en algunos países del mundo. En El Salvador aún no se cuentan con medidas regulatorias, ni tampoco con campañas extendidas de recolección y reciclaje.

Desde 1950 se han producido aproximadamente 8,300 millones de toneladas cúbicas de plástico en el mundo, y solamente el 9% se ha reciclado; el 91% ha terminado en vertederos o cuerpos de agua. La tecnología ha mejorado, la producción incrementa año con año, y las empresas nos ofrecen cada vez más productos que nos vuelven la vida más práctica y cómoda, pero que en realidad tienen un impacto terrible en el medio ambiente.

El impacto es tan grande que entre 8 y 13 millones de toneladas cada año terminan en el océano, a tal grado que existen ya cinco islas de plástico alrededor del mundo. La isla del pacífico tiene una dimensión que equivale a tres veces el tamaño de Francia. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) indica que, de continuar así, en el año 2050 tendremos más plástico que peces en las aguas marinas.

El problema con los plásticos es que tardan entre décadas y hasta siglos en degradarse. El tiempo de degradación depende del tipo de plástico y de las condiciones ambientes a las que se expone (luz del sol, oxígeno y agentes mecánicos). Cuando este material llega al mar y se expone a la radiación UV del sol junto con el oleaje, se acelera el proceso de degradación, y como resultado se rompe en trozo más pequeños llamados microplásticos.

Durante todo este tiempo de degradación, los objetos en el mar causan daños a la fauna marina; los animales los confunden con alimentos y los ingieren, en otros casos quedan atrapados o sufren lesiones o la muerte.

Desafortunadamente la cadena no finaliza en los animales del mar, ya que se han encontrado microplásticos al interior de peces y animales, que posteriormente llegarán a nuestra mesa y después al ingerirlos, a nuestro organismo.

Todo esto quiere decir que nosotros mismos nos estamos contaminando, todo como resultado de la cultura de usar y tirar.

Todos podemos actuar a través de nuestro consumo, adoptando sencillas medidas para reducir el uso de plástico, como cambiar el tipo de cepillo dental y reemplazarlo por uno de bambú; utilizar una misma botella en lugar de comprar una cada vez que bebemos agua; utilizar vajillas de materiales orgánicos y reciclables; utilizar bolsas de tela en lugar de bolsas plásticas al ir al supermercado; rechazar el uso de “pajillas” en los restaurantes. Con todas estas acciones aportamos, y evitamos que más plásticos lleguen a vertederos y se desplacen a ríos por acción de la lluvia y sobre todo que desemboquen en el mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *