Dengue en Centroamérica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirman que la única manera para prevenir la transmisión del virus del dengue es luchar contra los mosquitos vectores.

Redacción In Tempo

El dengue se ha propagado en América. Hasta la primera semana de septiembre en la región se registraban más de 2 millones 29 mil 342 de casos de dengue. Una cifra superior al total registrado durante todo el año en 2017 y 2018. Una incidencia de 207,9 casos por 100.000 habitantes, incluidas 723 fallecimientos.

En Guatemala, Honduras y Nicaragua han declarado alertas epidemiológicas a nivel nacional.

“Lamentablemente tenemos que decir la cepa que tenemos es la cepa dos y de las cuatro es al más virulenta, es la más salvaje y es al que mas rápidamente puede tirar al paciente”

La Ministra de Salud Ana Orellana se refiere al dengue, enfermedad que este año ha cobrado la vida de siete personas en el país.

Según datos del Ministerio de Salud hasta agosto de este año se registraban más de 14 mil casos sospechosos de la enfermedad y 162 casos se habían confirmado.  

El dengue está afectado sobre todo a niños entre 5 y 9 años de las zonas de Santa Ana Ahuachapán y Sonsonate.

El problema que enfrentan según dijo la ministra es que los criaderos de zancudos no los están eliminando a la velocidad que quisieran, pese a que han inspeccionado 1.2 millones de viviendas y han destruido más 8.1 millones de criaderos.

El país se encuentra en peligro, pero no en epidemia dijo la funcionaria. Además indicó que para decretar alerta por dengue “depende de la cantidad de personas fallecidas, depende de los casos febriles sospechosos  y depende del índice larvario. Quiere decir que la eliminación de criaderos de zancudos es la clave”, señaló.

El optimismo de la ministra de salud no lo comparte el presidente del Colegio Médico Milton Brizuela, quien asegura que la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han reiterado que este es un año epidémico. Además los periodos de sequías y lluvias crean la proliferación de zancudos, lo que posibilita aumento de la enfermedad.

Si a eso le sumamos los altos índices larvados que actualmente hay en el país, el dengue podría convertirse en epidemia.

“ Tenemos índices larvarios  en los diferentes municipios , en la gran mayoría arriba del cuatro por ciento  que es el permitido”, dijo el presidente del Colegio Médico.

La posibilidad de que los casos de dengue aumenten en el Salvador no está alejada de la realidad , tomando en cuenta que países de Centroamérica como Honduras, Guatemala y Nicaragua tienen índices altos.

El caso más grave es Honduras donde hasta el 27 de agosto se registraban 48 mil casos de dengue clásico.

106 personas han fallecidos por dengue, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 33%  menores de 9 años. Honduras representa más del 70% de los casos graves de dengue en Latinoamérica.

Roberto Alonso coordinador de la mesa nacional de incidencia para le gestión de riesgos de Honduras es de la idea que el dengue debe ser un tema que se debe abordar con seriedad y no solo cuando  es epidemia. “ El problema nosotros lo vemos desde el punto de vista de gestión de riesgos no debe de ser solo porque tenemos un problema, debe ser una política permanente porque todos los años llueve y todos los años tenemos problemas”.

La presidenta del colegio medico de Honduras Suyapa Figueroa asegura que  en ese país  la enfermedad se le salio de las manos al ministerio de salud por no tomar las medidas adecuadas cuando se dio la alerta.

Señaló de importante la coordinación a nivel regional para evitar la epidemia en el resto de países de Centroamérica. Además dijo que  la epidemia de dengue en Honduras podría afectar a El Salvador, ya que el zancudo infectado puede migrar.

Guatemala no escapa al dengue. Entre enero y agosto de 2019, se registraron 12,081 casos, de los cuales 89 fueron clasificados como dengue grave. Han habido 34 defunciones.

Guido Calderón  de la Convergencia ciudadana para la gestión de riesgos de Guatemala asegura que la elevación de casos de dengue en Centroamérica tiene que ver con la falta de prevención de los ministerios de salud. En Guatemala los casos se han elevado pero no llega a epidemia. No existen datos certeros por que el gobierno esconde el numero real de fallecidos, asegura Calderón.

“ Políticamente no lo dan a conocer a pesar de que tenemos una ley de acceso a la información . Las semanas epidemiológicas que son las que nos informan no presentan los casos de muerte”.

Nicaragua  registra 55,289 casos sospechosos de dengue, 138% de incremento en comparación con 2018. Del total de casos reportados, 382 corresponden a dengue grave y 11 personas han fallecido.

La lectura de José Ángel Cruz de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgos de Nicaragua es que el aumento de los casos en Centroamérica tienen que ver con el fenómeno del niño del año pasado que afectó el nivel de temperatura y por  lo tanto la proliferación de zancudos.

Actualmente el dengue esta afectando a los centroamericanos y los países se han enfocado en la destrucción de criaderos de zancudos. En El Salvador desde el año 2005 se decretó cada 26 de agosto el día nacional del combate contra el dengue.

El responsable de la enfermedad es el mosquito Aedes Aegypti, responsable también de la transmisión de la chikunguña y el zika.

Los síntomas del dengue se inician después de un período de incubación que puede variar de cinco a ocho días tras la picadura y las personas suelen presentar fiebre alta, náuseas y vómitos, erupción en la piel, sangre en las encías y en la nariz, debilidad general, dolor muscular y articular y tos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirman que la única manera para prevenir la transmisión del virus del dengue es luchar contra los mosquitos vectores. Es importante mantener el ordenamiento del medio ambiente para evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevos. Se debe eliminar correctamente los desechos sólidos y limpiar y vaciar cada semana los recipientes en los que se almacena agua para el uso doméstico. Además, aplicar insecticidas a los depósitos en los que guarda agua a la intemperie. En los hogares se recomienda utilizar mosquiteros en las ventanas y usar ropa de manga larga.

Ante cualquier síntoma se recomienda visitar al médico para salvar vidas y evitar las tasas de mortalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *